RECUPERA

Tu libertad Visual

Retinopatía Diabética


Esta publicación es para las personas con retinopatía diabética y sus familiares y amigos. Ofrece información sobre la retinopatía diabética. El folleto responde a sus preguntas sobre las causas y los síntomas de esta enfermedad progresiva de los ojos. También describe los diagnósticos y los tratamientos para la retinopatía diabética.

La retinopatía diabética es una complicación de la diabetes y una de las causas principales de la ceguera. Ocurre cuando la diabetes daña a los pequeños vasos sanguíneos de la retina, que es el tejido sensible a la luz situado en la parte posterior del ojo. Para tener buena visión, es necesario tener una retina saludable.

Si usted tiene retinopatía diabética, al principio no notará ningún cambio en su visión. Pero con el tiempo, la retinopatía diabética puede empeorar y causar una pérdida en la visión. Generalmente la retinopatía diabética afecta ambos ojos.




La retinopatía diabética tiene cuatro etapas:


Retinopatía no Proliferativa ligera

Esta es la etapa más temprana de la enfermedad en la que aparecen los microaneurismas Estas son pequeñas áreas de inflamación, que parecen ampollas, en los pequeños vasos sanguíneos.

Retinopatía no Proliferativa ligera

Retinopatía no Proliferativa moderada

Según avanza la enfermedad, algunos vasos sanguíneos que alimentan la retina se obstruyen.

Retinopatía no Proliferativa moderada

Retinopatía no Proliferativa severa

En esta etapa muchos más vasos sanguíneos se bloquean, haciendo que varias partes de la retina dejen de recibir sangre. Entonces estas áreas de la retina envían señales al cuerpo para que haga crecer nuevos vasos sanguíneos.

Retinopatía no Proliferativa severa

Retinopatía avanzada

En esta etapa, avanzada, las señales enviadas por la retina para alimentarse causan el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos anormales y frágiles. Crecen a lo largo de la retina y del gel vítreo.

Retinopatía Proliferativa avanzada

Tratamiento Láser de Argón.


Durante las tres primeras etapas de la retinopatía diabética no es necesario ningún tratamiento, a menos que sufra edema macular. Para prevenir la progresión de la retinopatía diabética, las personas con diabetes deben controlar sus niveles de glucemia, presión arterial y colesterol en sangre.

La retinopatía proliferativa se trata con cirugía láser. Este procedimiento se conoce como tratamiento con láser de dispersión y ayuda a reducir los vasos sanguíneos anómalos. Su médico aplica de 1.000 a 2.000 quemaduras láser en las áreas de la retina alejadas de la mácula, lo cual causa la reducción de los vasos sanguíneos anómalos. Dado que es necesario un número elevado de quemaduras láser, para completar el tratamiento suelen ser necesarias dos o más sesiones. Aunque puede que note cierta pérdida de la visión lateral, el tratamiento con láser de dispersión puede conservar el resto de su vista.

El tratamiento con láser de dispersión puede reducir ligeramente su visión de los colores y visión nocturna. Funciona mejor antes de que los nuevos y frágiles vasos sanguíneos hayan comenzado a sangrar. Por ello es tan importante someterse regularmente a exploraciones oculares completas. Aunque la hemorragia haya empezado, el tratamiento con láser de dispersión sigue siendo posible, dependiendo de la magnitud del sangrado.

Si la hemorragia es grave, puede que deba someterse a un procedimiento quirúrgico conocido como vitrectomía (descrito más adelante). Durante una vitrectomía, se elimina la sangre del centro del ojo.

Tanto el tratamiento con láser focal como de dispersión se realizan en la consulta del médico o en una clínica oftalmológica. Antes de la cirugía, su médico le dilatará la pupila y le aplicará una gotas para dormir el ojo. Puede que también le duerma el área que hay detrás del ojo para evitar que sienta molestias. La intensidad de las luces de la consulta será débil. Cuando se siente frente a la máquina de tratamiento láser, su médico dirigirá una lente especial hacia el ojo. Durante el procedimiento, puede que vea destellos de luz. En algunas ocasiones estos destellos pueden crear una sensación de picor algo molesta.

Necesitará que alguien le acompañe hasta casa tras la cirugía. Dado que tendrá la pupila dilatada durante unas horas, es aconsejable que lleve gafas de sol. Puede que vea algo borroso el resto del día. Si le duele el ojo, su médico puede darle algún tratamiento.